Moda Africana: más respeto y menos cinismo

Este artículo llevo tiempo preparándolo: primero llegó a mis manos el artículo del periódico El Mundo “Alta Costura se escribe con `A´de África”, al cuál le siguió el especial de Vogue que se ha realizado para el mes de Marzo sobre moda africana titulado “La reina de África”. Ya que ambos trabajos periodísticos se basan en generalidades, tratan el tema por encima y de forma bastante frívola, una servidora os va a sacar punta al tema y voy a denunciar lo que otros no han sido capaces.

La moda africana ya lleva años despuntando en diseño pero, además, últimamente ha tenido un boom en diversos medios de comunicación… Esto puede ser debido a que próximamente se va a llevar a cabo la África Fashion Week Barcelona del 12 al 18 de Junio, debido a la Semana del Diseño y Moda Africana, además de las Semanas de la Moda Africana que se realizan en Nueva York, Londres, Milán, París y Tokyo. El tema ya empezó a chirriarme sabiendo que se hacían estas Semanas de la Moda Africana a parte de las principales, realizadas hace unos días en prácticamente las mismas ciudades, sospecho a que es debido a que los diseñadores africanos parecen no tener cabida en ellas, llamadme mal pensada si queréis.

Continuemos con el artículo de El Mundo, que en un principio puede parecer interesante…pero si después te paras a pensar y a replantearte lo que acabas de leer, algo que cada vez se hace menos últimamente, empiezan también a pitarte los oídos. El artículo nos habla de una serie de diseñadores africanos que han llegado a “lo mas alto” (todo lo alto que puede llegar un diseñador africano actualmente). He recogido a algunos de estos diseñadores para ilustraros la realidad del artículo. Nos habla de la diseñadora Mimi Plange (Ghinea), la cuál en su página web es incapaz de mostrar sus diseños (de clara influencia africana) con una modelo de color. Lo más cercano a una modelo negra es la que luce la colección de 2015, la cual tiene rasgos negroides pero es más pálida que yo, que ya es decir. Continúa con la diseñadora Aisha Obuobi, la cuál no ha usado su nombre africano original para poner nombre a su marca, que ha terminado denominándose Christie Brown, un nombre de procedencia americana. Pero si esto no os parece suficiente, también publican las declaraciones de la organizadora de la África Fashion Week Barcelona, Lucrecia Mba de origen guineano, y cito literalmente: “Estamos trabajando por mostrar la parte bonita de África para que la gente no la conozca sólo por el hambre, las necesidades y el sufrimiento“.  ¿No os parece fantástico?  ¡Eso es! ¡Esta mujer es una auténtica visionaria! Vamos a dejar al lado las cosas feas y hablemos de cosas bonitas que es lo que gusta en el mundo de la moda, intentemos no ser demasiado profundos, que al fin y al cabo el hombre blanco está suficientemente concienciado de los problemas del continente. Y para terminar con las barbaridades del artículo de El Mundo, mi parte favorita que además está resaltada como el resumen del artículo: “Los estampados étnicos y el compromiso con los más débiles son el leimotiv de los grandes diseñadores del continente negro“. Analicemos esta frase: Que quede claro que “los estampados étnicos” y “el compromiso con los más débiles” van de la mano, porque tienen exactamente la misma importancia, ¿un poco cínico no? Por otro lado: “el compromiso con los más débiles es el leimotiv del continente negro” lo voy a poner en duda, yo no digo que todos los diseñadores africanos no sean solidarios con su continente de origen. Pero basándome en este artículo nos han hablado, por ejemplo, de una diseñadora que es incapaz de tener una modelo negra en su página web, como si no les fuera ya bastante difícil a las modelos negras conseguir el mismo número de trabajos que a las modelos blancas. A lo mejor, hubiera sido bastante más inteligente e interesante poner el ejemplo de Agnes Pareyio, una activista masai que creó la campaña de pulseras “Pulseras masai contra la MGF”, que tiene como fin recaudar fondos para luchar contra la Mutilación Genital Femenina y dar un trabajo digno a aquellas mujeres que se veían obligadas a ser mutiladoras elaborando estas pulseras.

Modelo de la página web de Mimi Plange
Agnes Pareyio

He dejado lo mejor para el final: el número especial de moda africana de Vogue. Si ya lo primero me indignó lo segundo hizo que me saliera humo por las orejas. Para empezar, es mentira que sea un número sobre moda africana. Me baso en la obviedad de que en el reportaje fotográfico no sale ni una sola marca de procedencia africana…¿vosotros lo entendéis? Porque yo no. No espera, que si, que ahora lo entiendo: es solo una excusa para poner una modelo de color luciendo looks estilo safari. Algo super original desde el punto de vista de las tendencias, ya que casi no se han hecho reportajes de este estilo. Continuemos con el hecho de que vistan a una modelo negra con ropa de inspiración de la época colonial en su país por parte del hombre blanco, una época que recuerdan los libros de historia como algo realmente divertido…¿menuda cagadita no? También es digno de mención el titular de inicio del reportaje: “Yo tenía una granja en África…” A parte de megatípico, encima está recogido de la película Memorias de África, un largometraje que nos habla de la época colonial desde el punto de vista del hombre blanco con un sin fin de elementos que suavizan la realidad de que en las colonias británicos y franceses les robaron a los africanos sus tierras, obligándolos a trabajar en ellas por un sueldo miserable mientras ellos iban de safari. Y en cima ponen un subtitulo bajo ese enunciado con tanto tacto que dice: “Vogue rinde homenaje a la estética y la verdad de un continente vivo” ¿Qué estética? ¿Que verdad? Bueno es cierto que hay dos artículos en este número que hablan de verdades, extrañamente los dos realizados por el mismo periodista, Daniel Borrás, uno sobre las desigualdades entre modelos blancas y de color y otro del fotoperiodista Steve McCurry, ambos para estar orgulloso. Lo demás de este número es vergonzoso y pura porquería, nada más que añadir.

Como reflexión explicaros que me siento responsable de denunciar aquello de lo que no quiero ser partícipe del mundo de la moda, ya que es un mundo que tiene muchas cosas que mejorar y de las que responsabilizarse. Que los diseñadores africanos se responsabilicen de dar trabajo a la gente de su país apoyando su economía, recursos naturales y artesanía, que no olviden sus raíces y que trabajen de forma activa por las desigualdades que se producen con su gente en su continente y fuera de él. Y los profesionales de la moda de otras procedencias dejemos de ser tan cínicos y hagamos artículos y reportajes de calidad, sin cometer errores tan garrafales como los que os he explicado aquí. Dejemos de hablar de la moda africana con determinados términos, ha quedado claro que no sabemos tratar y hablar del tema de forma seria. Seamos respetuosos con una cultura increíble que el hombre blanco se empeñó en destruir en el pasado. Por lo menos les debemos eso: el respeto.

Anuncios

3 respuestas a “Moda Africana: más respeto y menos cinismo

  1. eleazarsalasguevara dice:

    El problema es que, en general, no tenemos ni idea sobre África. Son muchas las culturas, credos y cosmovisiones que conviven en ese continente cuya historia es riquísima, pero desconocemos casi todo y no hacemos un esfuerzo por intentar aprender.
    Me parece estupendo que levantes la voz en favor de ese mayor intento de informarse por parte de los periodistas, antes de redactar un artículo.
    No sé nada sobre moda, pero creo que el colorido de muchas culturas africanas es único y creo que sería precioso verlo en ropa.

    Le gusta a 1 persona

  2. revistalavapies dice:

    Sí y no, algo de razón tiene. Pero también hay que saber, ya que defendemos a África. Que en el caso de Mimi Plange ( que sí tiene modelos negras en su página web) ha cogido de musa a Diandra Forreat negra y albina, que en la cultura africana son brutalmente asesinados porque creen que son la encarnación del diablo. También ha contado con la modelo, ganadora en EEUU, que que dispone de distrofia tonal en su piel y que de pequeña, compañeros de clase de toas las razas, la llamaban vaquita*. También recordar que la edición de España del Vogue, es de España, que a lo mejor no tiene los mismos medios que un USA o un UK para conseguir colaboraciones con diseñadores tan TOPS y, no pueden meter en sus páginas por el tipo de economía de sus lectoras (que no nos engañemos, en España suele ser nivel medio) poner a publicitar un vestido hecho a mano (porque no existe ni en pret-a-porter no retail aún en estas firmas) de 3000€ para arriba para una tendencia que claramente es más casual que eventual. Muy buen artículo, bravo.

    Me gusta

    1. Lady Guiomar dice:

      Gracias a ti por la información extra y por leerme. Acepto todo tipo de comentarios y más si aportan más información a lo que escribo o de otra opinión, y más si se ha escrito con el respeto que tu has usado en cada palabra. Dicho esto, yo creo que en Vogue España se publica ropa igual de cara apoyando a los diseñadores que la hacen, me parece injusto que en un número de moda africana no se los mencione si quiera o que se les aparte de las principales pasarelas con la excusa de que es moda africana. Gracias una vez más.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s