Nace un “nuevo equilibrio”: New Balance, Trump y los grupos neonazis.

Tenía muchas ganas de hacer un post que uniese política y moda, y el señor Donald Trump y la empresa New Balance me ha dado la excusa perfecta. Este artículo reúne una serie de campos que me fascinan, muestra como la moda puede llegar a representar ideologías mediante una estrategia de imagen de marca. Es la unión de los tres grandes potencias: moda, política y marketing.

El inicio de la polémica

Todo comienza con el supuesto apoyo de la empresa de zapatillas New Balance a Donald Trump insinuados con los tuits de Sara Germano, periodista del Wall Street Journal, que recogían las declaraciones de Matt LeBretton, vicepresidente de relaciones públicas de New Balance:

New Balance: “The Obama admin turned a deaf ear to us & frankly w/ Pres-Elect Trump we feel things are going to move in the right direction”

New Balance: «La administración Obama nos ha ignorado y, francamente, creemos que, con el presidente electo Trump, las cosas van a ir en la dirección correcta».

Este apoyo se produce por parte de LeBretton debido a que, según la empresa de calzado, les beneficiaba la postura de Trump en contra del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TTP). Un acuerdo que llevó a cabo Obama y que permitía el libre comercio entre Estados Unidos y Japón, que han actuado como locomotoras del mismo, son Australia, Brunei, Canadá, Chile, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

Una acción muy valiente por parte de LeBretton porque tal y como están los humos con este tema, con manifestaciones multitudinarias en todo EE.UU y una mayoría de dirigentes en contra de Trump, una afirmación así, gratis no le iba a salir.

¡A quemar zapatillas!

Estos tuits desencadenaron una reacción general de los contrarios de Trump a quemar o tirar sus zapatillas. Un hecho bastante interesante, ya que actualmente tener unas Balance era lo más de lo más, es el momento en que los ideales políticos superan a la moda.

Esta práctica de destrucción de las zapatillas hizo que New Balance actuase en las redes sociales, medio por el cual se hizo viral la destrucción de su imagen de marca.

Creemos en la comunidad. Creemos en la humanidad. Desde la gente que hace nuestro calzado a la gente que lo lleva, creemos en actuar con la máxima integridad y damos la bienvenida a todos los modos de vida. Desde 1906, nos hemos creado nuestro propio camino, comprometidos apasionadamente a hacer las cosas en nuestras cinco fábricas en Nueva Inglaterra, incluso cuando nadie más lo hacía. New Balance y nuestros miles de empleados en todo el mundo luchamos continuamente por mejorar nuestras comunidades locales. Siempre lo hemos hecho y siempre lo haremos.

New Balance marca representativa de la ideología neonazi

Ante tantos detractores contrarios al apoyo de New Balance a la ideología de Trump, vinieron, cómo es obvio, los nuevos impulsadores de la marca y los más aférrimos seguidores de Trump: los neonacisAndrew Anglin, bloggero neonazi, catalogó a las zapatillas New Balance como “las zapatillas oficiales de los blancos” y escribió un artículo específico sobre el nuevo símbolo en la vestimenta neonazi.

Yo soy un chico Nike. O, mejor dicho, lo era. Ahora es el momento de posicionarnos con New Balance. Su acto de valentía los ha convertido en la marca oficial de la Revolución Trump. […] Será fantástico, podremos reconocernos unos a otros por el calzado deportivo que llevamos

Ante este nuevo giro de imagen de marca como símbolo de la supremacía blanca, New Balance intentó huir de aquella mala publicidad:

New Balance no apoya ninguna forma de odio o intolerancia. Uno de nuestros trabajadores hizo recientemente unas declaraciones sobre políticas comerciales que fueron sacadas de contexto. Como una compañía de 110 años de antigüedad, con cinco fábricas en los Estados Unidos y miles de empleados en todo el mundo, de todas las razas, géneros, culturas y orientaciones sexuales, New Balance es una compañía y una cultura que se guía por sus valores y que cree en la humanidad, la integridad, la comunidad y el mutuo respeto por la gente de todo el mundo. Hemos estado y siempre estaremos comprometidos a fabricar en los Estados Unidos.

En una semana hemos asistido a un gran fenómeno social: el de como los propios usuarios dan la espalda a una marca mundialmente exitosa por no apoyar su visión política, y como esta visión política lleva a una nueva imagen de marca creada también por los propios usuarios. Visto y no visto, los de New Balance ni las vieron venir. Por muchos comunicados que redactéis ya es demasiado tarde, ya estáis etiquetados por el consumidor y lo peor es que vosotros mismos lo habéis iniciado. Como se dice vulgarmente: “A buenas horas mangas verdes”, y si no preguntarle a Fred Perry

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s